martes, 20 de octubre de 2015

Endless summer

Martes 3.07 a.m.
de cualquier mes de octubre
de cualquier año no bisiesto

y sin embargo

es hoy
y es ahora

Me gusta incluir en los poemas
-si se me permite usar esta palabra-
coordenadas que apenas nada significan
Es, podríamos definirlo
como una venganza léxica y absurda
contra los engranajes de la máquina del tiempo

El insomnio me ha vencido
y hay un eclipse en mi almohada



Enciendo el ordenador
y tecleo la palabra puertos
(latitud 37.58ºN longitud 0.75º O)
sobrevuelo Calblanque como casi siempre
-Internet es una gran avioneta-
y aunque es de noche
puedo ver las olas
y las espumas que el viento peina
universal metafora incesante
gran aportación del windsurf
a la literatura

Y es que hace tiempo que pienso sobre ello

¿Qué es el verano sin fin?
¿Acaso no es esta angustiosa búsqueda?
¿No son esas sábanas que veo ahora mismo
deshechas sobre la cama?

¿No es lo que nos ha hecho desintegrarnos
de modo que apenas nos quede rostro
y nuestro cuerpo ya no sea nuestro cuerpo
y ni siquiera nuestra vida nos pertenezca?

we are calblanque

¿acaso no lo habéis comprendido?

o cualquier otra playa en el mundo
en la que practiquemos  escapismo
porque, no olvidemos
que en eso consiste el juego

Conozco decenas de tipos
(gente estupenda entre los que se cuentan
abogados ingenieros y transformistas)
que desaparecen en las espumas de una ola
y emergen  indemnes
e incluso casi secos
en cualquier salón aburguesado
de Murcia y provincia.
Y después,
y aún con el eco de los aplausos
se excusan  para ir la baño
-previo guiño a la suegra de turno-
y gracias al misterio de la red sanitaria
aterrizan un aéreo marciano
y siguen planeando  mientras lamentan
que otro día más  llegarán tarde a por sus hijos


Y así,
mientras me vuelve a ganar el sueño
reflexiono sobre esa energía
e imagino un ejército de neoprenos
retozando en sus camas
soñando con el verano ilimitado
mártires de los sueños de otros
partícipes del milagro infinito
moléculas insconscientes del océano
actores secundarios de la-gran-aventura


y pienso
-aunque ya habrás adivinado
que podrías ser tú el que lo piensa-
en mitad de la noche
en la que ya  he dicho que podría ser cualquier noche
en lo que es estar despierto
en lo que significa estar vivo
multiplicando la consciencia
fagocitando estrellas y medusas
en algún rincón  sideoff  urbano
de este universo de cuatro letras











No hay comentarios: