domingo, 14 de julio de 2013

intersección segunda




Imagina
que en la calle
ahora tu y yo solos estamos,
los dos,
con los párpados llenos de tierra
y las manos cansadas de ser madres...
Imagínanos,
resistiendo ante la luz del tiempo,
que un día nos trajo precisamente a esta calle
pero que poco a poco nos deshace
y llena de agujeros nuestros cuerpos...
Hasta que un día la conciencia
se precipite por ellos.

No hay comentarios: