lunes, 21 de enero de 2013

Ciclogenesíaco


Hoy es lunes para casi todos.
Para los que no duermen por no despertarse
para los que escriben mientras conducen
para las corbatas que sueñan con ser  serpientes
y para los zapatos que esconden heridas en el empeine.
Hoy es cuando ya fuimos
parte de la gran aventura
materia cósmica y moléculas de agua
alimento en lata para olas de acuario
mineral disuelto en energía adolescente y con granos.
Hoy es lunes, ya lo he dicho
y apenas nada cambia excepto todo

Y es que vamos hacia los cuarenta
pero en skate y cuesta abajo.
Vale, es cierto,
-no sabemos frenar-
pero ¿quién ha dicho que queremos hacerlo?
Hace ya tiempo que tuvimos las mejores ideas
y fueron desechadas  por ridículas...
Hace décadas que aprendimos a mirar al cielo
y buscar la felicidad entre las nubes.
Ahora, como en el cine,
quedan atrás las respuestas,
y quedan delante, las preguntas.

Pero voy a poner el segundo pie en el suelo.
Después de todo, hoy es lunes
y una ciclogénesis nos pasó por encima.
La vida se dividió entre tres
y nos fuimos de campamento en las horas centrales del día.
Visitamos nuestros refugios submarinos
sacamos nuestras banderas de monofilm
rellenamos nuestros depósitos
de grasas-parcialmente-hidrogenadas
y vaciamos nuestros bolsillos en los bolsillos de otro.
Todo para acabar de la misma manera.
Todo tal vez para nada.

Pero hoy es lunes
(sí, ya sé que ya lo he dicho)
y percibo bajo el pecho un temblor infinito
e imagino corazones inmensos
que tiñen de rojo la parte de dentro de mis párpados.
Petroleras, multinacionales,
triatletas y gobiernos sátrapas del mundo,
aquí tenéis una fuente inagotable de energía.
Es verdad que me equívoco,
sé que solo es una percepción del lunes,
gemidos escondidos en el armario del fin de semana
sombra que dejó la tormenta y aún nos cubre...

No temáis el desengaño,
no riais con mi inocencia
no corráis a desdecirme...
Ya lo sé. La nada es mi mejor amiga
y el miedo ya no sirve en mis tejidos.
Conozco  los engranajes de la máquina del tiempo.








3 comentarios:

lujo berner dijo...

Que COSA mais buena!

Carlos Sanjuán dijo...

Yo ya tengo los 40! ¿como coño se frenaaaaa?

io dijo...

¿Y qué más da? Ya pararás, seguro Jajajaja...
Un saludo